Las últimas innovaciones en las bicicletas eléctricas de montaña: baterías, motores, frenos y más

Las últimas innovaciones en las bicicletas eléctricas de montaña: baterías, motores, frenos y más

Las bicicletas eléctricas de montaña, o más conocidas como E-Bikes, son una de las opciones más populares y divertidas para disfrutar de la naturaleza, el deporte y por supuesto de nuestros queridos cerros. Gracias a su motor y batería integrados, te permiten ampliar tus horizontes y explorar nuevos senderos con menos esfuerzo y más autonomía.

Pero ¿qué novedades nos traen las bicicletas eléctricas de montaña para el 2023?

En este blog te contamos algunas de las tendencias más destacadas que debes conocer.


  • Mayor capacidad y autonomía de las baterías

Una de las principales mejoras que se han introducido en las bicicletas eléctricas de montaña es el aumento de la capacidad y la autonomía de las baterías. Algunos modelos ya incorporan baterías integradas que alcanzan los 750 Wh y hasta 900Wh, lo que supone casi un 20 a 30%% más que la generación anterior. Esto se traduce en una mayor duración de la carga y la posibilidad de recorrer hasta 100 km en función del uso de los modos de asistencia.


Sin embargo, este incremento de la capacidad también implica un mayor tamaño y peso de las baterías, lo que obliga a los fabricantes a modificar los diseños y geometrías de los cuadros para albergarlas. Además, se busca reducir el peso en otros componentes para no superar la barrera de los 24-25 kg, cifra a partir de la cual se empieza a condicionar notablemente la manejabilidad. También se ha mejorado notablemente la distribución del peso de los componentes mas pesados como las baterías y motores. Distintos fabricantes han adecuado las geometrías de las E-Bikes para que este peso no perjudique la maniobrabilidad.

  • Nuevos motores más potentes y silenciosos

Otro aspecto clave en las bicicletas eléctricas de montaña son los motores, que proporcionan la asistencia al pedaleo y determinan el rendimiento y la sensación de conducción. Los motores más utilizados son los centrales, que se ubican en el eje del pedalier y ofrecen un mejor equilibrio y estabilidad. Algunos ejemplos son los motores Bosch Performance Line CX, Shimano EP8 o Bafang M500.

Los nuevos motores se caracterizan por ser más potentes, eficientes y silenciosos que los anteriores. Algunos alcanzan un par máximo de hasta 95 Nm, lo que significa una mayor capacidad para superar pendientes pronunciadas y terrenos difíciles. También cuentan con una mejor gestión del consumo y una mayor integración con el cuadro, lo que reduce el ruido y mejora la estética.

  • Más variedad y especialización de modelos

Las bicicletas eléctricas de montaña no son todas iguales, sino que existen diferentes tipos según el uso y el estilo que se quiera practicar. Así, podemos encontrar desde bicicletas eléctricas de trail, ideales para rutas variadas y divertidas, hasta bicicletas eléctricas de enduro, pensadas para descensos extremos y exigentes.

Cada tipo de bicicleta eléctrica de montaña tiene sus propias características, como el recorrido de las suspensiones, el tamaño de las ruedas, la geometría del cuadro o los componentes que monta. Por ejemplo, algunas bicicletas eléctricas de montaña apuestan por la configuración mullet, que combina una rueda trasera de 27,5 pulgadas con una delantera de 29 pulgadas, buscando un mayor agarre y maniobrabilidad.

Además, algunos fabricantes ofrecen opciones personalizables para adaptar las bicicletas eléctricas de montaña a las preferencias y necesidades de cada usuario. Por ejemplo, se puede elegir el color, el tamaño, los componentes o incluso añadir una batería externa para aumentar la autonomía.

Las bicicletas eléctricas de montaña son una tendencia al alza que no deja de sorprendernos con sus avances y novedades. Si te gusta el ciclismo de montaña y quieres disfrutar más de tus salidas, no dudes en probar una de estas maravillas tecnológicas que te harán sentir nuevas sensaciones y emociones. ¡No te arrepentirás!