Si quieres mantener tu fiel amiga en óptimas condiciones es necesario considerar que existen factores como los que a continuación te mencionamos, que pueden dañar el correcto funcionamiento de ésta y acortar su vida útil.

1- La Grasa 

La grasa que lleva mucho tiempo en tu bicicleta pierde propiedades lubricantes y deja de proteger los componentes, acumulando suciedad como tierra y polvo. Todo esto hace que los cambios de velocidad se vuelvan más lentos y menos eficientes. La grasa que ya no tiene vida útil desgasta prematuramente los rodamientos debido a la fricción dejando expuestos nuestros componentes y piezas internas a la corrosión, la que  incluso puede poner en peligro nuestra integridad física ya que baja la resistencia de los materiales de nuestra bicicleta.

2- El Agua 

La grasa que ya no tiene vida útil es peligrosa para nuestra bicicleta y combinada con humedad o agua en cualquier forma es algo que se acerca a una catástrofe. Cuando el agua entra a los rodamientos por que la grasa no los protege, se oxidan. Los rodamientos están compuestos por pequeñas esferas de metal que ruedan sobre un anillo del mismo material, cuando el agua entra en estas piezas, no tienen la protección adecuada y las esferas de metal se oxidan. El óxido se adhiere a la superficie de la esfera y se dificulta el movimiento por el óxido pegado. Esto hace que nuestra bicicleta rechine. 

3- Patines de frenos cristalizados

Cuando nuestra bicicleta ha pasado mucho tiempo guardada, las gomas de freno pueden haber perdido su elasticidad, lo que transforma la goma de freno en una especie de  roca lo cual lo hace peligroso dado que se pierde mucho el poder de frenado,pero esto puede tener una solución, que sería lijar la superficie de contacto de la goma de freno y así  ayudar a descubrir la parte de este que aún sirve. Pero esta solución no siempre funciona, depende mucho del tiempo que tengas sin usar tus frenos. 

Si vas a guardar tu bicicleta durante un largo periodo, debes guardarla en un lugar que no sea húmedo idealmente bajo techo  para que además la proteja de la exposición directa del sol. Cuando compres una bicicleta usada es recomendable que le des un servicio de mantencion y reparacion completo para cambiar la grasa y así estar seguro de que va a estar en las mejores condiciones. También toma en cuenta esto cuando no hayas utilizado tu bicicleta durante mucho tiempo.