La longitud de bielas se mide desde el centro del eje del pedalier hasta el centro del eje del pedal y no existe una fórmula matemática unánime que pueda aplicarse para determinar cuál es la longitud de bielas correcta. La teoría dice que a menor talla, más cortas han de ser las bielas pero intervienen también otros factores como la longitud de las piernas o el equilibrio entre la longitud del fémur y de la tibia.

Unas bielas cortas ofrecen una mejor cadencia de pedaleo y la capacidad de aceleración es mayor, de ahí que se empleen en disciplinas como descenso, donde hace falta acelerar vertiginosamente de la valla de salida o tras una curva. Su menor longitud ofrece además mayor claridad con respecto al suelo por lo que se sortean mejor obstáculos prominentes. Las bielas largas se emplean en disciplinas donde predomina el pedaleo (rally, maratón...) ya que ofrecen un mayor brazo de palanca y por lo tanto permiten ejercer más fuerza.

La elección es por tanto un equilibrio entre la fuerza y la velocidad de pedaleo. En mountain bike las medidas más utilizadas son 175 mm para rally/maratón (ligeramente más largas respecto a una bici de carretera) y de 165 mm para descenso o freeride. Además hay que contar con que la oferta habitual es de 170 ó 175 mm, mucha menor diversidad que en ciclismo de carretera donde es fácil encontrar más medidas con 2,5 mm de diferencia. Puede que por tu talla y medidas de pierna tu medida ideal sean 172,5 mm, pero podrías llevar unas de 170 mm sin problema (sobre todo si no tienes intención de competir) o unas de 175 mm según tus preferencias en relación con la aceleración o la fuerza.

Hay que puntualizar que cambiar la longitud de las bielas conlleva recolocar levemente el sillín, tanto en su altura como en su retraso, especialmente si el cambio es de 5 mm.