El ciclismo virtual se ha convertido en la forma de pedalear para muchos ciclistas durante estos días de confinamiento, incluidos los que practicamos MTB.

Debido a la situación en la que nos encontramos, en la que no podemos salir de nuestras casas, algunos de nosotros nos tiramos de los pelos porque no podemos ir a practicar el deporte que más nos gusta, el MTB. Con el MTB, a parte de pedalear, sales al cerro o al campo y disfrutas de la actividad física a la vez que el entorno que te rodea. Pero como tenemos que ser obedientes y cumplir el #quedateencasa y seguir planificando #LaRevancha tendremos que conformarnos con el rodillo y el ciclismo virtual.

El ciclismo virtual consiste en pedalear encima de un rodillo especializado, que a través de alguna de las plataformas de ciclismo virtual, se programa una ruta imitando a una real. Es decir, tendrá subidas, bajadas, llanos… Pero, ¿es solo para carretera? La respuesta es no. Hay rutas programadas de MTB. El único problema es que no podrás subir o bajar por trialeras, ni disfrutar de la naturaleza. Pero puede tener cosas positivas, como por ejemplo, no habrá posibilidad de que en la bajada abraces un árbol… Ahora en serio, gracias al ciclismo virtual y la tecnología tan avanzada que hay hoy en día, podrás conectarte a rutas online con tus compañeros de salidas y con gente de todo el mundo. También podrás medir los datos de cada salida con precisión, pudiendo así hacer entrenamientos muy completos y de calidad.

Plataformas como Zwift tienen un apartado específico de MTB, en el que podrás realizar recorridos que simulan una ruta por pista o una ruta por sendero. Desde la plataforma aseguran que los esfuerzos realizados en las distintas opciones de ruta se asimilan a los que haces cuando sales con tu bici a hacer ese tipo de recorrido en la realidad. Sólo tendrás que crearte una cuenta y tener un rodillo compatible para empezar con el programa de MTB virtual.

Es cierto que la inversión inicial en un rodillo puede ser un poco elevada. Pero piensa que no solo lo utilizarás en este periodo de confinamiento, sino que te valdrá para todos los días del año, cuando no te apetezca salir porque hace mal tiempo, o se te ha hecho de noche. Incluso para entrenar diariamente y basándote en datos.

En el caso que quieras hacer rodillo y a su vez conectarlo con alguna plataforma de ciclismo virtual, con una bici de MTB, necesitarás un rodillo de transmisión directa o uno de resistencia. En el caso del de transmisión directa, el rodillo no necesita la rueda trasera para su funcionamiento, por lo tanto son los más silenciosos ya que no existe rozamiento de la rueda con nada. Cabe destacar que este tipo de rodillo suele ser más caro que los de resistencia. En este tipo de rodillo, si es necesaria la rueda trasera de la bici, ya que el sistema del rodillo consiste en ralentizar el giro de la rueda mediante fricción. Por eso, el rodillo de resistencia es menos silencioso. En este caso, es necesaria la utilización de una cubierta especial de rodillo, que es totalmente lisa, o un neumático de tipo slick. Si montas las cubiertas habituales de tu bici de MTB, los tacos se deteriorarán y el ruido que generarás será mayor.

El ciclismo virtual es una herramienta que ya es una realidad y en estos últimos días más que nunca. Además, #LaRevancha se acerca y hay que estar más fuertes que nunca.

fuente: https://www.mtbpro.es/actualidad/ciclismo-virtual-y-mtb