El sillín es uno de los elementos claves de cualquier bicicleta, llevarlo de manera correcta no solo te brinda comodidad en las montadas, sino que puede ayudarte a evitar problemas musculares, mejorar tu cadencia y prevenir lesiones en la zona de la espalda y las rodillas.